menu
Promesa cubana del béisbol llega a Miami y brilla

Compartir

Whatsapp Telegram Pinterest

Promesa cubana del béisbol llega a Miami y brilla

Francys Romero

El prospecto cubano Leandro Hernández puede considerarse una de las nuevas promesas del béisbol entre los nacidos en la isla. En el mes de marzo llegó a los Estados Unidos por la vía de la reclamación familiar.

Nacido en Ciego de Ávila en 2006, Hernández era uno de los mejores talentos de Cuba antes de marcharse.

Con solo 15 años ya mide 6´1, 175 libras y ha corrido 6.5 en las 60 yardas.

En 2019 entró a la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) en Ciego de Ávila. En esa misma temporada terminó como líder de los bateadores (.500 AVG) y 2do en hits. Tras esta actuación fue elegido el CF del equipo Todos Estrellas.

En ese año hubo un evento internacional: el Panamericano Sub-12 en Aguascalientes, México. Sin embargo, Hernández fue cortado pese a ser uno de los jugadores con más potencial.

Al año siguiente hizo la preselección Cuba categoría 13-14 que entrenó en Sancti Spiritus pero finalmente suspendieron el evento internacional,  debido a la COVID-19.

Leandro actualmente entrena con Yaibel Tamayo en la ciudad de Miami y los progresos se han visto en corto tiempo. Se ha adaptado a la perfección al béisbol de los Estados Unidos.

Hasta el momento ha asistido a varios torneos de Perfect Game y otras competencias organizadas por los Marlins. El joven jardinero ha rendido como pocos.

En la última semana se destacó en un torneo celebrado en el loanDepot Park, casa de los Miami Marlins. El avileño pegó una línea entre RF y CF y convirtió el batazo en triple. Se ve una coordinación y velocidad de manos en el swing muy avanzada para su edad.

Quizás el camino de este prospecto cubano esté comenzando. Iniciará su primer año de High School en la escuela Barbara Goleman y de ahí será visualizado para el Draft Amateur o una beca colegial.

Hernández luce con creces y quien sabe si con el tiempo sea la próxima estrella cubana en el béisbol profesional. Potencial y madera posee. Tendrá que seguir recorriendo las bases de este juego tan complicado y hermoso llamado béisbol.

Escriba su comentario

53 − = 44